Social Action Now!

An objective view to worldwide social issues

El gran hombre del Renacimiento

Alastair Sooke destacaba en su artículo “Leonardo da Vinci’s groundbreaking anatomical sketches” redactado en el apartado de cultura de la BBC el 28 de Agosto del 2013 algunos de los descubrimientos anatómicos más importantes realizados por el gran hombre del Renacimiento: Leonardo Da Vinci.

proports

Según el reportaje escogido, existe una tendencia general a situar al gran artista italiano en el ámbito de la pintura principalmente. Desgraciadamente, la herencia pictórica dejada por el mismo, aunque sorprendente, apenas llega a los veinte ejemplares. Es más, Leonardo resultó ser muy prolífico en gran variedad de campos, desde la astronomía hasta la arquitectura. Llenaba las hojas de sus cuadernos, con esquemas, dibujos y diagramas, todo ello junto con borradores de textos difícilmente legibles. Según afirma el artículo de Jordi Pygem para la revista nº113 de National Geographic, se conservan hasta la fecha más de seis mil páginas de los cuadernos de Leonardo.

article-2137367-12D8CDB1000005DC-709_964x903

Sin embargo, fue precisamente en un proyecto arquitectónico, mientras Leonardo desarrollaba un complejo sistema de canales para Ludovico Maria Sforza, duque de Milán, cuando se encendió en su interior la curiosidad por el mundo de la anatomía. Tal y como el propio Leonardo escribió en el encabezado de su nuevo cuaderno, todo esto dio comienzo el 2 de Abril de 1489. Sin embargo, sus actividades de investigación tuvieron que ser temporalmente suspendidas por la falta de acceso a la disección de cadáveres.

Un par de décadas más tarde, el incansable Leonardo volvió a su cuaderno, hoy en día conocido como Anatomical Manuscript B y expuesto en la Royal Library del castillo Windsor. Esta segunda vez, el artista se lanzó a realizar algunos bocetos a lápiz y tinta basándose en las observaciones hechas a partir de un hombre fallecido en Florencia en el invierno de 1507-08.

anatomical-studies-of-the-shoulder

Durante el invierno de 1510-11, Leonardo consiguió llenar, junto con un profesor de anatomía llamado Marcantonio della Torre de la universidad de Pavia, 18 páginas a doble cara con 240 dibujos y más de 13.000 palabras de texto mediante los cuales descifró con maestría algunos de los aspectos más confusos de la anatomía humana. Esta serie de diagramas y anotaciones pasaron a llamarse Anatomical Manuscript A.

Los descubrimientos revelados en aquellos bocetos eran de tal importancia que de haber sido publicados, Leonardo da Vinci hubiera estado muy por encima del anatomista belga Andreas Vesalius, cuyo libro De humani corporis fabrica de 1543 lo convirtió en referente de la anatomía moderna.

Aun así, uno de los descubrimientos más importantes de Leonardo ocurrió ese mismo año (1511) cuando el fallecimiento de su ayudante Marcantonio y la gran agitación política existente en Milán lo hicieron refugiarse en la villa de su asistente Francesco Melzi. Es entonces, cuando Leonardo comienza a quedar fascinado con la delicada mecánica del corazón.

Francis Wells, cirujano cardiovascular del Papworth Hospital de Cambridge, decía así en su recién publicada novela The Heart of Leonardo (Julio, 2013): “Recuerdo haber pensado que los dibujos de Leonardo eran mucho mejores que cualquier otro que pudiese aparecer en los libros de texto de anatomía moderna (…) Eran hermosos, precisos y absorbentes, había una vivacidad en ellos que hoy en día es imposible encontrar.” Y es que Leonardo descifró características importantísimas acerca del corazón. En palabras de Wells: “Hasta el momento y a partir de ahí, dado que el manuscrito nunca fue publicado, se pensaba que el corazón tan solo contaba con dos cámaras; pero Leonardo afirmó que este órgano estaba compuesto nada más y nada menos que por cuatro cámaras.”

leoheart

Pero eso tan solo fue el principio, nuestro hombre del renacimiento también descubrió, según Wells, el movimiento rotatorio que experimenta el corazón. “Si se observa el corazón detenidamente, puede apreciarse que tiene una forma cónica. Sin embargo, se trata de un cono un tanto complejo, geométricamente hablando, ya que es un cono curvado. La razón de esto es que el corazón se vacía mediante un movimiento tortuoso, se podría establecer una analogía con el escurrir de una toalla. Es precisamente la falta de ese movimiento lo que provoca una parada cardiaca.”

En palabras de Wells, Leonardo no llegó a entender este mecanismo en profundidad pero estableció un punto de partida fundamental.

El descubrimiento más impresionante del artista italiano fue el realizado mediante un experimento con el corazón de un buey. Leonardo estaba intrigado por la forma en que la aorta se abría y cerraba para mantener la sangre fluyendo en una misma dirección. Para llegar a comprenderlo, llenó el corazón del bovino de cera y esperó a que ésta se endureciese. A continuación, recreó la misma estructura en cristal y bombeó una mezcla de agua con semillas de hierba en su interior. Quedó sorprendido cuando observó que las semillas se arremolinaban alrededor de la parte más ancha de la aorta gracias a unas pequeñas valvas situadas en su entrada. Tras este experimento, Leonardo apuntó correctamente que estas valvas cerraban la entrada de la aorta. Desgraciadamente, esas conclusiones nunca fueron publicadas.

“Esto no fue demostrado hasta el siglo XX” añadía Wells, “cuando apareció publicado en un diario llamado Nature (1968) por dos ingenieros de Oxford.” La única referencia que usaron fue la de Leonardo da Vinci. Wells retraba que: “Había dos cosas extraordinarias en aquel artículo: la primera era que tan solo había una referencia en él, la segunda, que esa referencia contaba con 500 años de antigüedad.”

Grandes-científicos-Leonardo-da-Vinci

Entonces, ¿por qué resulta ser Leonardo una figura tan única en este campo?” se pregunta a sí mismo Martin Clayton, encargado de los dibujos y bocetos expuestos en la Royal Collection. “En aquella época había muchos anatomistas volcados en la investigación y también muchos artistas interesados en la anatomía, pero Leonardo llevó estos dos ámbitos muchos más allá que cualquier otro. Se trataba del ejemplo más supremo de un anatomista que podía pintar y un artista excelentemente capacitado para la disección. Es la unión de esas dos habilidades la que hizo única la figura de Leonardo.”

References:

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: