Social Action Now!

An objective view to worldwide social issues

Plan Colombia y la crisis en la frontera colombo ecuatoriana: una zona gris

Los recientes esfuerzos para contrarrestar el conflicto armado y el narcotráfico en Colombia han llevado a la concentración del conflicto en las zonas de frontera. Que, ante la ausencia de presencia estatal en dichos territorios, como también la excesiva securitización de la política exterior colombiana, ha propiciado un aumento significativo de los flujos migratorios de poblaciones vulnerables hacia el Ecuador. Por consiguiente, el asentamiento de cerca de 56.471 (ACNUR, 2012) colombianos que cuentan con el status de refugiados -principalmente en los municipios fronterizos de Carchi, Sucumbios y Esmeraldas(Ecuador) -, ha configurado una situación de crisis humanitaria, la cual solo podrá ser atendida en el momento en que se reconozca una corresponsabilidad entre ambos países, sirviendo como primer paso para la creación de solución conjunta e integral a esta situación. 

“(…) Me hubiera quedado fácil trasladarme a otra ciudad pero como está Colombia en este momento, no hay garantía para la seguridad. Entonces  atravesé la frontera, pedí la protección acá y me tocó igualmente generar  un proyecto de vida aquí, comenzar de nuevo, enfrentarme a una realidad  sumamente distinta. Y aunque somos vecinos, las diferencias son bastantes, y la cultura, todo, toca comenzar desde cero.” (Flacso, 2012)

Este es uno de los muchos testimonios anónimos recopilados en el libro “No se puede ser refugiado toda la vida” de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales FLACSO sobre los refugiados colombianos en Ecuador, que denota las razones por las cuales 395.949 colombianos han huido del conflicto armado para buscar refugio en los países fronterizos (ACNUR, 2012). El conflicto interno colombiano se remonta hacia los años de 1963 y 1964, fecha mediante la cual se crea la guerrilla campesina de las FARC y el ELN, respectivamente. Sin embargo, fue con la llegada del narcotráfico y el surgimiento de las AUC, en donde los indicies de violencia en el país alcanzó niveles tan altos, llegándose a considerar a Colombia como un estado fallido. La incapacidad del estado colombiano de hacerle frente a estos problemas llevó a que esta guerra se internacionalizara, particularmente, durante el gobierno de Andrés Pastrana (1998- 2002) mediante la ejecución del Plan Colombia. Sin embargo, fue con el gobierno de Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) y su Política de Defensa y Seguridad Democrática, que se asestaron los primeros grandes golpes militares a estos grupos armados. Y es que, la ofensiva de las fuerzas armadas contra los grupos insurgentes llevó a que estos últimos se replegaran en las zonas fronterizas, caracterizadas por una ausencia estatal, convirtiéndose entonces, en escenarios de guerra y de crisis humanitaria.  La frontera común con Ecuador, es una de las más afectadas por el conflicto armado y, específicamente, por la situación de los refugiados colombianos en dicho territorio.

El recrudecimiento del conflicto armado en Colombia, sumado también a la profunda crisis institucional y de legitimidad nacional –e internacional- del gobierno, propició el ambiente perfecto para el surgimiento de organizaciones paralelas al Estado, a la vez que dio lugar al potenciamiento de los grupos armados insurgentes y de las redes criminales especializadas en el narcotráfico y el contrabando. Todas y cada una de estas organizaciones, como era de esperarse, han utilizado estas zonas fronterizas como su retaguardia y como espacio de abastecimiento y descanso. El gobierno colombiano, por su parte, ha emprendido una serie de esfuerzos para incrementar su presencia en estas zonas en disputa –siguiendo con la tipología propuesta por Kalyvas-, las cuales se definen como esas zonas en donde “la soberanía está fragmentada. Se trata de áreas en contienda, donde el apoyo de la población civil constituye el factor de mayor importancia y el más difícil de obtener” (Kalyvas, 2001).

Ahora bien, en este tipo de zonas fronterizas, cuando una organización política ostenta una soberanía efectiva, se ejerce un control exitoso sobre la población, lo que hace que la violencia excesiva genere un costo más alto al actor político. Cuando no se ejerce una soberanía en un territorio específico, es más probable que los actores políticos se valgan de medios violentos excesivos para ejercer dicha autoridad, pues la incertidumbre incrementa en las áreas de bajo control. La violencia es pues, masiva y selectiva en las áreas en disputa (Kalyvas, 2001), lo que explica en gran medida el hecho de que tanto guerrilla, como paramilitares -o las BACRIM(Bandas Criminales) -, hayan puesto a la población en medio del conflicto, confinándolas en sus residencias, exigiéndoles apoyo, y cometiendo toda clase de violación a los derechos humanos, produciendo fenómenos tales como el desplazamiento, entre otros (López Rojas, 2007).

Como respuesta a este fenómeno, en septiembre de 1999, el gobierno colombiano en cabeza del entonces Presidente de la República Andrés Pastrana, anuncia la implementación del “Plan Colombia”. Esta es pues una estrategia auspiciada por el gobierno de los Estados Unidos, tendiente a resolver dos objetivos puntuales: (1) la reducción de la producción de las drogas ilícitas (primordialmente la cocaína) en un 50% en 6 años y; (2) mejorar la seguridad en Colombia a través del fortalecimiento del Estado y la retoma del control de las áreas que cuentan con una alta presencia de grupos armados ilegales.

De esta forma, se dice que el Plan Colombia no solo se limita a reflejar la habitual práctica en política exterior colombiana del Respice Pollum, sino que la profundiza, dándole origen a una especie de “intervención por invitación” (Tickner, 2007) en donde el conflicto interno se internacionaliza, permitiendo que los Estados Unidos intervengan dentro de los asuntos domésticos nacionales relacionados con la lucha antidrogas y contrainsurgente. Aunque si bien existe evidencia fehaciente de esta situación, es innegable el gran aprovechamiento que el gobierno colombiano ha hecho de esta ayuda norteamericana. Y es que con la política de Seguridad Democrática y de Defensa de Junio de 2003, el componente de seguridad del Plan Colombia se expandió exponencialmente. Dentro del cual se buscaba asegurar el control estatal de la gran mayoría del territorio nacional, particularmente en las zonas bajo el poder de los grupos armados ilegales y los traficantes de droga, predominantemente –más no únicamente- en las zonas fronterizas con Ecuador.

Bibliografía

ACNUR. (2012, Agosto). “Situación Colombia” Retrieved from http://www.acnur.org/t3/fileadmin/Documentos/RefugiadosAmericas/Colombia/2012/Situacion_Colombia_-_Agosto_2012.pdf?view=1

# FLACSO (2012, Marzo). ” No se puede ser refugiado toda la vida: Refugiados colombianos y colombianas en Quito y Guayaquil” Retrieved from http://www.acnur.org/t3/fileadmin/Documentos/Publicaciones/2013/9172.pdf?view=1

Kalyvas, S. (2001). La Violencia en Medio de la Guerra Civil. Esbozo de una Teoría. En Análisis Político (págs. 3-25). Retrieved from  http://stathis.research.yale.edu/files/ap1.pdf

López Rojas, M. C. (2007). Efectos de la Regionalización de la Política de Seguridad Demócratica para el desplazamiento en las fronteras de Colombia. Colombia Internacional, 137-150. Retrieved from http://colombiainternacional.uniandes.edu.co/view.php/471/index.php?id=471

Tickner, A. (2007). Claves de la política exterior colombiana y de sus debilidades. Bogotá: Colombia Internacional. Retrieved from http://colombiainternacional.uniandes.edu.co/view.php/93/view.php

Advertisements

One response to “Plan Colombia y la crisis en la frontera colombo ecuatoriana: una zona gris

  1. Joseba Abaitua January 26, 2016 at 1:34 pm

    Andrea, muy bien redactado y documentado; pero te hago el mismo comentario que a tu compañero Esteba, no aplicas bien este indicador que he recomendado: “It is important that students do not act (or write) as experts. Rather, they should enforce the relevance of the selected topic with authorized opinions (comments, views, discussion) taken from experts. Their names should be mentioned in the forefront paragraphs, with the full reference at the end.”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: